viernes, 4 de noviembre de 2011

Teatro Antonio Caso en Tlatelolco: ¿INAUGURACIÓN O TOMADA DE PELO?

 Por Alejandro Castillo
¿Inauguración?

INAUGURACIÓN: ceremonia por la que oficialmente se procede a la puesta en servicio de una instalación, edificio, etc. (Pequeño Larousse Ilustrado).

El día 13 de octubre de 2011 me formé en una fila de unas 50 personas, en su mayoría ancianos, que esperaba a las 5:30 p. m. a la entrada del Deportivo Antonio Caso, la inauguración del Centro de Artes Escénicas Ernesto Gómez Cruz.

Los organizadores permitieron el paso a las 6:20, sin ninguna explicación nos condujeron a un salón y presenciamos una performance con el tema del 2 de octubre del 68, apagaron las luces y el lugar se iluminó con antorchas que formaban parte de la representación, al terminar esta, sin encender las luces, y con las antorchas ya apagadas nos pidieron conservar el orden y avanzar; naturalmente “ordenados en bola” subimos las escaleras que conducen al patio, antesala del auditorio, allí vuelta a esperar. A las 6:50 nos dicen que podemos pasar, pero no al auditorio, sino al lobby del teatro, aquí se acabó la paciencia, el cansancio de quienes ya no tienen la energía para permanecer de pie tanto tiempo dio paso a los gritos de inconformidad , un par de “guaruras” intentan apaciguar los ánimos diciendo: “cálmense, en unos minutos van a entrar”. Yo permanecía al fondo de la sala de espera, ahí me había llevado la multitud, después me enteré que el listón de inauguración había sido cortado en la primera puerta, así es que al igual que muchos me perdí ese momento.

Antonio Caso desde hace más 45 años..


“El pájaro y el chanate jugaron una partida...”una voz débil y con poca entonación se percibe en el teatro, Ernesto Gómez Cruz está sentado a la izquierda del representante del Delegado, quien por exceso de trabajo no pudo llegar a esta ceremonia, (quiero dejar constancia que nosotros lo esperamos, aunque involuntariamente, por más de dos horas). El espectáculo principal fue una puesta en escena de un fragmento cargado de albures de la cinta “Los Caifanes” (película en la que “Monsi” participara haciendo el papel de un Santa Claus en estado de ebriedad) sin que los actores consiguieran entusiasmar al auditorio.

La fotografía de don Ernesto aparecía deformada en los pliegues del telón, o en la pared acanalada del teatro, (al parecer no alcanzó el presupuesto para comprar una manta que sirviera de pantalla). A la semblanza biográfica siguió el baile folclórico y el cierre del evento con un estupendo grupo de mariachis que se llevó la noche. El maestro de ceremonias, y también Victor González Romero,  subdirector de servicios culturales en la Delegación Cuauhtémoc, se deshacía en elogios hacia su jefe, Alejandro Fernández (Director General de Desarrollo Social, y dicen por ahí, futuro candidato a Jefe Delegacional por el P.R.D. en la Delegación mencionada) hasta don Ernesto contribuyó a los elogios.

El evento concluyó con una toma de decisión de las masas, faltaba más, sobraba menos, por algo tenemos un gobierno democrático: “¿Quieren que haya sesión de preguntas de la prensa, o pasar al lobby a disfrutar de bocadillos y refrescos?” dijo el maestro de ceremonias. La respuesta fue unánime, y nos quedamos con las ganas de preguntar, entre otras cosas, ¿Cómo se concibió la idea de “inaugurar” un teatro deteriorado, del que no se tomaron la molestia ni siquiera de despegar los viejos chicles pegados en el piso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario