sábado, 22 de junio de 2019

El ocaso de la República Imperial

Alejandro Mario Fonseca

Antes de ser una realidad, los Estados Unidos fueron para mí una imagen. No es extraño: desde niños los mexicanos vemos a ese país como al otro. Otro que es inseparable de nosotros y que al mismo tiempo, es radical y esencialmente extraño.

En el norte de México la expresión “el otro lado” designa a los Estados Unidos. El otro lado es geográfico: la frontera; cultural: otra civilización; lingüístico: otra lengua; otro tiempo (los Estados Unidos corren detrás del tiempo mientras que nosotros todavía estamos atados a nuestro pasado); metafórico: son la imagen de todo lo que no somos.

Son la extrañeza misma. Sólo que estamos condenados a vivir con esa extrañeza, incluso cuando nos ignoran o nos dan la espalda: su sombra cubre todo el continente.

 Es la sombra de un gigante. La idea que tenemos de ese gigante es la misma que aparece en los cuentos y leyendas. Un grandulón generoso y un poco simple, un ingenuo que ignora su fuerza y al que se puede engañar pero cuya cólera puede destruirnos.

Así empieza uno de los escritos más lúcidos que he leído de Octavio Paz: El espejo indiscreto. Es básico para comprender cabalmente las claves de la compleja relación de nuestro país con el imperio norteamericano. Una de las características del ensayo es que con mucha habilidad el poeta nos hace vernos en el espejo gringo.
República Imperial de  Raymond Aron, Alianza Editorial en 1974.

viernes, 14 de junio de 2019

¿Cómo negociar con un volcán?

Alejandro Mario Fonseca
Llevo poco más de 40 años viviendo en Puebla, 10 en la capital, 5 en Tonantzintla y 25 en Cholula. La primera noche que en Tonantzintla fue terrible porque había no sé qué festividad religiosa y la cohetería no me dejó dormir.

Al día siguiente un vecino me explicó que en el valle de Cholula no hay fiesta sin cohetes. No me acuerdo tampoco quién en la UAP me dijo que estaban asociados al trauma de la Conquista Española: “el trueno que mata”.

El valle de Cholula es hermoso, lo era todavía más hace 25 años. Poco a poco las zonas verdes han ido cediendo paso al cemento, al asfalto y a todo tipo de edificaciones: a tal grado que las contingencias ambientales ya nos pegan.

Donald Trump o el Volcan foto: 

jueves, 13 de junio de 2019

Óptica Ciudadana ¡AYUDENLO, PLIS!

Por José Luis Hernández Jiménez

Vaya que nuestro H. Presidente, requiere ayuda!
Ya son tantas sus metidas de pata que, si anduviera en este mundo el finado Paco Stanley, ya le habría  reclamando algo así como “¡Ay Andrés, ay Andrés, es que contigo, es una tras otra”. Y es que nuestro ilustre Primer Mandatario no da una.

El ejemplo mas reciente ocurrió con el capitulo de los migrantes  centroamericanos - que, por miles (500 mil en lo que va del 2019, dice AMLO) pasan por México con destino hacia EU -, cuyo final, dicen desde el gobierno, se dio con el mitin de Tijuana, Baja California, del pasado sábado 8 de junio y que, citado originalmente para “frenar los aranceles que el Presidente de EU impondría a partir del 10 de junio, a las exportaciones mexicanas a EU”, luego del “acuerdo” logrado, acabaron  denominando “Acuerdo  de Unidad Nacional por el respeto a la dignidad de México y por la amistad con Estados Unidos”, al que asistió la clase gobernante, sus aliados y algunos miles de tijuanenses.

AMLO en Tijuana Baja California

Honduras: Del paraíso al infierno

Alejandro Mario Fonseca
Cuando vamos de compras o al cine, nos dirigimos a los centros comerciales cercanos a Cholula. Antes teníamos que ir a Puebla. Primero abrieron Cruz del Sur (hará unos 20 años, quizás), luego Plaza San Diego, ya más cercano; y el año pasado Explanada Puebla, aquí en Momoxpan, pegadito al periférico.

Y en el camino, en los cruceros importantes, donde es necesario parar unos minutos, los automovilistas nos convertimos en clientes de todo tipo de vendedores ambulantes, de artesanos y hasta de cirqueros y payasos.

Montados de tráileres hondureños llegan a Puebla. Foto MTP Noticias.

jueves, 6 de junio de 2019

Puebla: El voto de la dignidad

Alejandro Mario Fonseca
Daniel Bell nació en 1911 en Nueva York bajo el nombre de Daniel Bolotsky, fue hijo de inmigrantes judíos. Cuando Daniel tenía 13 años de edad, su familia cambió el apellido Bolotsky por Bell.​

Bell estudió sociología en la Universidad de Columbia. Se dio a conocer por sus contribuciones como editor de las revistas The Public Interest Magazine, Fortune y The New Leader. Bell estuvo entre los Intelectuales de Nueva York, un grupo de escritores de izquierda antifascistas.

En México lo conocimos por que publicaba sus ensayos en la revista Vuelta de Octavio Paz. Pero también porque participó en el famoso encuentro La experiencia de la libertad, del 27 de agosto al 2 de septiembre de 1990, que fue un momento insólito en la historia intelectual de México.

Octavio Paz y Enrique Krauze,  invitaron a México a varios de los protagonistas de las transiciones democráticas que en aquellos tiempos conmovían al mundo.

Enrique Cardénas reconoce su derrota. arraso en la zona metropolitana de Puebla.