lunes, 16 de julio de 2018

Austeridad Republicana

“No puede haber un gobierno rico y un pueblo pobre”
Alejandro Mario Fonseca

Si usted lee El espejo indiscreto  de Octavio Paz podrá comprender las claves de la compleja relación de nuestro país con el imperio norteamericano. Una de las características del ensayo es que con mucha habilidad el poeta nos hace vernos en el espejo norteamericano.
Y es que los mexicanos, bueno no todos, principalmente los liberales herederos de la tradición juarista de la Guerra de Reforma, se han empeñado en ver a los Estados Unidos como el modelo a seguir; y curiosamente eran los conservadores los que se oponían a esta idea, convertida en proyecto.
Paradójicamente ahora es al revés, son los conservadores de nuestros días lo más empeñados en seguir el modelo de desarrollo norteamericano. Los neoliberales, desde Salinas hasta Peña (incluidos Fox y Calderón) lo han demostrado con creces. ¿O acaso no han resultado conservadores?
En México el neoliberalismo  no ha sido otra cosa más que conservadurismo. Con la máscara de los “principios liberales” los “cachorros” priistas y panistas herederos del poder político de la Revolución Mexicana, no han hecho otra cosa más que impulsar políticas conservadoras.
Al igual que en la Colonia, México sigue siendo el país de la desigualdad, de la corrupción, de la inseguridad y de la injusticia. Y sí, el modelo a seguir, el american way of life, ha dado buenos resultados, pero sólo para unos cuántos.

AMLO

jueves, 12 de julio de 2018

Reivindicación de la pobreza

Alejandro Mario Fonseca
En mi último artículo hablé del miedo de muchos mexicanos a que López Obrador gobierne para favorecer a los pobres quitándoles a los ricos. Me veo obligado a abundar sobre el tema porque algunos amables lectores me interpretaron mal.
De ninguna manera se trata de que el próximo presidente se convierta en una especie de “Chucho el Roto”. Al contrario, de lo que se trata es de acabar con la corrupción para que el gobierno cuente con mayores recursos que le permitan combatir la miseria, es decir, la pobreza extrema.
La pobreza es la situación de no poder, por falta de recursos, satisfacer  las necesidades físicas y psíquicas de una vida digna, como la vivienda, la alimentación, el agua potable o la electricidad. Puede afectar a un grupo de personas o a toda una comunidad.
En cambio la miseria, ocurre cuando la persona no puede acceder a la canasta básica de alimentos (los suficientes para una nutrición sana), ni a la canasta básica de bienes y servicios (servicios públicos, salud, educación, vivienda o vestimenta).
Esos son los conceptos que utilizan instituciones como el Banco Mundial (BM) o el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Estos conceptos, aun cuando no son exhaustivos, ayudan a comprender el problema.

miércoles, 11 de julio de 2018

#MX: Óptica Ciudadana ¿VUELTA AL PASADO?

Por José Luís Hernández Jiménez

Reitérolo: ¡Felicidades a los ganadores de la jornada electoral del 1 de julio y a todos sus seguidores! ¡Abrazos, apapachos, besos! y… ¡bienvenidos a la realidad!
Andrés Manuel López Obrador bien se ha ganado las congratulaciones que sigue recibiendo de todas partes, pues luego de una campaña ininterrumpida de 18 años, ha logrado uno de sus anhelos, ser, a partir del 1 de diciembre del 2018, Presidente de la República, el número 85.
Por poco y se le va el avión, pues también se convierte, en el Primer Mandatario menos joven (tiene 65 años de edad), de los que hemos tenido (descontando a Victoriano Huerta que fue Presidente a los 67 años de edad, pero llegó a la mala). Ahora sus allegados deben cuidar a don Peje ya que luce muy cansado, ¿más enfermo?, quizá por la vida sedentaria y llena de stress que lleva. Y es que lo que sigue, va a ser más desgastante para él. Los Presidentes terminan muy avejentados, pues no es cualquier cosa llevar las riendas de un país tan complejo como el nuestro.
Que lejos quedó aquel 11 de enero de 1992, cuando el entonces diputado federal, Jorge Moscoso Pedrero, (QEPD) y un servidor, acompañamos, desde Chimalhuacán hasta el zócalo capitalino, a AMLO, en la descubierta de aquella manifestación de cientos de personas que desde Tabasco venían en lo que denominaron “Éxodo por la democracia”, reclamando elecciones limpias. Me acuerdo que sugerí al joven líder: “no es bueno escupir al cielo, porque luego nos cae en la frente; tampoco conviene decir “de esta agua no he de beber porque…”. Solo sonreía burlón, de mis “consejos”.
Hoy le preguntaría al que pronto será “el señor Presidente”: “¿No que al diablo con las instituciones, cuando esas mismas han sido las encargadas de legitimar formalmente  tu Presidencia?”  “¿No que en México no hay democracia verdadera cuando, por ella misma hoy estas a punto de asumir, el máximo cargo del  país?” “¿No que Peña Nieto es un pelele, cuando hoy que te echó la mano, y te está facilitando una transición tersa, has tenido que llamarle Presidente Constitucional de México?” “¿No que la mafia del poder, porque es una minoría rapaz, es de lo peor, cuando gran parte de esa misma, te ha arropado, como uno de sus niños  consentidos  y no has dicho ni pío?”
Antena 125. Así quedó conformada la Cámara de diputados según datos del PREP 4 de julio 2018

lunes, 9 de julio de 2018

MX: ¿Quitarle a los ricos para darle a los pobres?

Alejandro Mario Fonseca
La escena sucedió dos semanas antes de las elecciones del pasado 1 de julio. Se festejaba el cumpleaños del patriarca de una familia adinerada. Él, hombre de negocios sin educación formal había amasado una gran fortuna en la industria de la construcción.
Sus dos hijos varones aunque habían estudiado en universidades privadas, carecían de vocación empresarial, pero gozaban de buenos puestos en las empresas de su padre y en el gobierno, también por recomendación de su padre.
También tenía dos hijas, una casada con un ingeniero de familia modesta pero muy trabajador, era el brazo derecho del patriarca y mantenía sus empresas con muy buenos resultados financieros. La segunda hija era divorciada con dos hijos y vivía con sus padres.
En la sobre mesa de la fiesta salió a colación el tema de las elecciones. Tanto los hijos como las hijas hablaron del peligro de que López Obrador llegara a la presidencia. La hija menor hasta lloró y le rogó a su padre que si ganaba AMLO se fueran a vivir al extranjero porque perderían la fortuna familiar.
Hasta el final el patriarca habló con calma y los tranquilizó. Les explico a sus hijos que si AMLO ganaba iba a haber más proyectos de construcción y más trabajo, que no había nada que temer. Además de rico era un hombre sabio.

miércoles, 4 de julio de 2018

México ya cambió ¿Puebla cuándo?

Alejandro Mario Fonseca
En México estamos viviendo una fiesta democrática inédita. Aun cuando las campañas estuvieron marcadas por la violencia y la guerra sucia, el desenlace fue más que positivo. La jornada electoral del pasado domingo 1 de julio fue ejemplar.
Primero las precampañas fueron toda una farsa. Bueno, casi toda una farsa. Hubo honrosas excepciones en las que la selección de candidatos fue realmente democrática. Pero ese no fue el caso del estado de Puebla.
Aquí en Puebla desde donde escribo, sigue dominando el morenovallismo. Todo indica que el PRI y el PAN se pusieron de acuerdo e intentaron repartirse de nueva cuenta casi todos los puestos importantes por la vía “electoral”.
El gran oligarca poblano, que ostenta en los hechos una representación política de “unidad PRI-PAN”, había pactado ante el oligarca mayor del PAN Ricardo Anaya, para dejarle el camino libre a la presidencia, a cambio de que su esposa fuera la candidata a gobernadora.
Y si eso no se llama oligarquía, entonces dígame usted amable lector ¿cómo le llamamos? Lo curioso es que nadie se sorprendió por el hecho, vaya mucho menos se alarmaron.

Encuesta de salida para gobernador de Puebla