viernes, 15 de marzo de 2013

"Huerto Tlatelolco”: cosechando la sustentabilidad urbana y el trabajo comunitario


Por Mónica V. Delgado*

“Huerto Tlatelolco” Sábado 2 de marzo 2013. 
Cultiva Ciudad es una asociación civil dedicada a la difusión de la agricultura y sustentabilidad urbana como un proyecto para concientizar acerca de la problemática ambiental, además de rescatar el concepto comunitario que se ha estado perdiendo con el ritmo acelerado que se vive en las ciudades.

“Huerto Tlatelolco” fue inaugurado en noviembre del año pasado, en el terreno donde se ubicaba el edifico Oaxaca (Huella del Edificio Oaxaca), en la esquina de la avenida Paseo de la Reforma y Manuel González. El espacio, ahora, es utilizado en la construcción de un huerto urbano, en el cual, la gente de Tlatelolco podrá acudir a las capacitaciones de agricultura urbana para posteriormente aprender a cosechar sus propios alimentos.


“A veces, como habitantes de la ciudad, hemos perdido contacto con la naturaleza y con los ciclos que ésta nos ofrece, principalmente en los alimentos. En estos tiempos, lo único que hacemos es consumir, compramos lo que vamos a comer y nunca nos preguntamos de dónde viene lo que estamos ingiriendo. Sólo comemos y tiramos el desperdicio. No hay un ciclo e intercambio, como en el pasado, entre humano y Naturaleza” explicó Ana Guerra, voluntaria de Cultiva Ciudad, al hacer referencia que la sustentabilidad urbana es el objetivo del proyecto; que las personas trabajen en equipo mientras siembran, compartan sus verduras a manera de trueque, como lo hacían los mexicas en el mercado Tlatelolco, al intercambiar su ganado por semillas, por ejemplo.

La idea principal de la construcción de “Huerto Tlatelolco” es que, en principio, los voluntarios de Cultiva Ciudad  enseñen a la gente a cosechar, para después, entre ellos mismos compartan el aprendizaje con otras personas interesadas en sembrar sus propios alimentos y que el huerto urbano quede al mando de una asociación vecinal, es decir, que la comunidad de Tlatelolco se apropie de este nuevo espacio ambiental, haciéndose partícipes del cuidado y uso de este proyecto.

“Ya hemos plantado lechuga, betabel, espinaca, col. Traemos las semillas de Veracruz de una  casa productora  totalmente orgánica, que utilizan abono natural, nada de pesticidas”, comentó Ana Guerra en la inauguración de “Huerto Tlatelolco”, donde también se tiene una “Lombricoposta” encargada de producir humus, la vitamina de la tierra, para que pueda florecer la planta. El trabajo lo llevan a cabo las lombrices californianas alimentadas de los desechos orgánicos (cáscaras de fruta o verdura). Este tipo de composta ayudará a una mejor cosecha. 

Lombricomposta. 

Además, el huerto cuenta con un “baño seco”, construido con material reciclable. “El objetivo es: debajo del inodoro hay una cubeta para que en ella caiga el excremento y la orina, para después, con otra cubeta que estará al lado, llena de aserrín o cal, se vierta en la primera (cubeta), después se deje en una composta especial, que servirá de abono  para la propia tierra, porque al final de cuenta, nosotros somos orgánicos, consumimos alimento que debe ser regresado a la tierra. Es parte de un ciclo que se ha roto en el ritmo de vida de la ciudad”, expuso Gabriela Vargas, fundadora de Cultiva Ciudad. 

Baño Seco

Baño Seco

Otro de los proyectos a futuro de “Huerto Tlatelolco” son los bosques comestibles, en donde, se sembrarán plantas alrededor del árbol, cada una de éstas se nutrirán y al mismo tiempo le darán nutrientes al árbol para que florezca. Es un proceso colaborativo ambiental, ya que finalmente, se obtendrán flores comestibles.

Es así como este huerto urbano pretende que con trabajo comunitario se tome conciencia del desgaste ambiental que estamos percibiendo a causa de una ruptura de ciclos entre la raza humana y la Naturaleza. Somos parte de un consumo lineal: se compra y se tira, pero ¿qué le regresamos a la tierra, lugar donde se dieron gran parte de nuestros alimentos?
“La agricultura urbana es un proyecto ambiental y social, porque a partir de la conciencia ecológica se reconstruye el tejido social, en el momento del trabajo comunitario, vecinal en el intercambio del aprendizaje y del alimento. Se debe dejar atrás el discurso de individualidad que a veces yace en las urbes”, comentó Ana Guerra en la apertura de “Huerto Tlatelolco”

“Huerto Tlatelolco”. Cultivando el maíz.

Gracias, Centéotl
Con motivo de la inauguración del huerto urbano, Arnold y Alejandro, ambientalistas, pertenecientes a “Orgánica”, una organización civil que participa en el trabajo alternativo de la difusión ecológica con base en la energía sustentable, acudieron a Tlatelolco para hablar acerca de la importancia de la cultura del cultivo del maíz para la historia mexicana.

Antes de cultivar las semillas, se rindió un homenaje, como en el pasado, al dios del maíz: Centéotl. En una plataforma de madera, con gises, se dibujó al dios y en el contorno de su   figura se colocaron frijoles, lentejas, semillas de café y maíz. Alrededor de éste, veladoras y los cuatro tipos de maíz: el blanco representando a la raza de Europa, el amarillo a la asiática, el negro para África y el rojo a lo que antes era Mesoamérica (América).

Ritual prehispánico a Centéotl. 


Con este ritual prehispánico se pretendió exponer cómo era antes ese contacto, agradecimiento y cierto respeto que se tenía entre el vínculo humano-Naturaleza. Posteriormente se cultivó el maíz.

“Rescatemos la cultura del maíz, porque es parte de nuestras raíces históricas”, dijo Alejando para finalizar la inauguración del huerto comunitario en Tlatelolco.
Estos proyectos ecológicos en terrenos urbanos es una muestra más de como sociedad debemos organizarnos y en comunidad empezar hacer cambios desde nuestros propios espacios. Sociedad organizada fomenta la participación colectiva.
*Estudiante de Periodismo
Información de Cultiva Ciudad:
www.cultivaciudad.com



1 comentario:

  1. Por este medio agradezco la oportunidad que tuve para hacer pública la propuesta del Baño Seco Urbano también llamado Baño Seco Empaquetado, idea original que resuelve el tener un baño seco en las ciudades, el sábado 19 de septiembre de 2015 en la parcela experimental de cultivo de maíz orgánico
    de Héctor Jiménez "El Pisho" ubicada en Chitejé de la Cruz, Amealco, Querétaro, México, durante el curso de Introducción a la Agricultura Natural impartido por Raúl Medina de Wit ante el grupo de los 50 participantes.
    Desde que tuve mi primer experiencia con un baño seco sentí que le hacía falta un mejor desenlace ya que, de los modelos conocidos, ni el baño seco de cubeta ni el de cámara de fermentación y sus variantes son prácticos para un uso urbano, razón por la cual depués de meses de estudiar los modelos llegué a la conclusión que el empleo de un contenedor de papel resuelve el problema de uso, almacenamiento y transporte en un ambiente urbano, tan sencillo como colocar una bolsa de papel dentro de una cubeta o caja a manera de soporte depositando un poco de material secante como aserrín, tierra, ceniza, o papel de las destructoras de documentos de una oficina para que, después de defecar en ella, se cubran las heces con otro poco más del mismo material secante; este modelo admite también líquidos como orina y hasta flujo menstrual para lo cual se recomienda emplear doble o triple bolsa de papel, así una vez terminado el proceso es muy sencillo plegar la bolsa lateralmente formando una especie de paquete rectangular el cual de manera fácil y segura puede ser depositado en contenedores de basura de la vivienda en los cuales se depositan regularmente tanto pañales de bebés y de adultos como las mismas toallas femeninas.
    Cabe señalar que, a pesar de que el contenido del "paquete" es en su totalidad orgánico, por ejemplo, el Reglamento de la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal de México, en su Artículo 32
    especifica que se consideran residuos orgánico aquellos susceptibles de ser utilizados como insumos en la producción de composta por una parte, y por otra, subclasifica dentro de los residuos inorgánicos, aquellos que considera residuos sanitarios y pañales desechables, razón por la cual para que este modelo
    de baño seco empaquetado cumpla cabalmente las disposiciones de ley y su mejor manejo, ayudaría mucho la participación
    de la comunidad con comentarios y consideraciones para definir con certeza en qué recipiente deban depositarse las bolsas de papel conteniendo excremento, orina y fluidos humanos. Estas mismas disposiciones oficiales establecen en lo general mecanismos para el mejor manejo de los residuos reusables o reciclables al igual que los composteables por lo cual, este nuevo tipo de desechos empaquetados podrán llegar a tener
    un mejor aprovechamiento integral.
    Esta propuesta además de resolver el manejo citadino de la poposta con el importante ahorro en el consumo de agua potable para transportar excremento, evitando además la contaminación del agua potable con heces fecales, tiene un aspecto creativo y artístico ya que permite que el usuario mientras está en el proceso de defecar, puede ir preparando la siguiente bolsa de papel que dejará disponible para el próximo usuario, dibujando sobre ella un dragón o cualquier imagen, también puede escribir
    un mensaje o bien un poema, en fin el límite es la creatividad del autor del proceso, se recomienda que en la misma bolsa se escriba la fecha de uso ayudando así al poposteador a determinar la antigüedad del paquete.
    El recipiente no se limita a una bolsa de papel la cual tiene un costo, pueden emplearse desde rollos de papel de estraza colocados en el cuarto de baño para que el usuario arme la siguiente bolsa que dejará disponible para el siguiente usuario, también pueden hacerse cucuruchos de papel periódico y hasta
    recipientes tipo piñata con engrudo.
    Te invito a hacer tuya esta propuesta difundiéndola, comentándola y criticándola y lograr así, un mejor futuro para todos los seres y del planeta mismo.
    Raúl Macazaga.

    ResponderEliminar